— Historia
Allí donde Navarra deja de ser montaña para transformarse
en Ribera, marcando una línea fronteriza casi perfecta, se encuentra Tafalla, cuna de grandes joteros y Ciudad en
la que se alaban, más que en ningún sitio, las divinidades
del cerdo.

Y es allí, en pleno corazón de
la Comunidad Foral, donde
EMBUTIDOS HORTANCO
lleva desarrollando su actividad desde hace más de 80 años,
siendo los abuelos Francisco y Damiana quienes abrieran la primera carnicería y pusieran
los cimientos de lo que hoy es EMBUTIDOS HORTANCO.


A finales de los años 70 surgió la idea de crear una pequeña fábrica de elaboración de embutidos que diera servicio a la Comarca de Pamplona. Fue entonces, cuando el abuelo Paco y la abuela Consuelo, apoyados por sus hijos Javier
y Carlos, actuales propietarios
de la empresa, comenzaron a elaborar los primeros embutidos curados, chorizo cular y chorizo sarta de forma artesanal, que servían en distintas carnicerías de la Capital Navarra.


En el año 2000, se apostó por abrir una nueva línea de producto fresco como son la chistorra, los choricillos tipo birica y las salchichas frescas, de esta forma EMBUTIDOS HORTANCO consiguió además de ofrecer una nueva gama de producto a sus clientes, introducirse en el mercado de
la hostelería que demandaba profesionales que pudieran ofrecer un producto artesano
de gran sabor y calidad.


Y han sido estos productos
los que han llevado a
EMBUTIDOS HORTANCO a conseguir sus mayores logros
y reconocimientos, como son
el Tercer premio en 2010 y el Primer premio en 2012 en el Concurso Navarro de Chistorra organizado por el Gremio de Carniceros de Navarra.


Actualmente, EMBUTIDOS HORTANCO, se encuentra
en plena expansión firme y decidida de dar servicio a
todo el ámbito nacional y
del Sur de Francia.


Pasado, presente y futuro
de una empresa como EMBUTIDOS HORTANCO.
Una empresa familiar que desde sus inicios ha sabido ir evolucionando y adaptándose
a las necesidades del mercado ofreciendo productos artesanos de gran calidad.